lunes, 3 de marzo de 2008

La revancha de Zetapé

Hoy tendrá lugar el segundo y último debate entre los candidatos a presidir el Gobierno que no son Llamazares. No quepo en mí de la emoción y he tenido que pedir prestado otro cuerpo para distribuirme.


Ante la espectacular resonancia que la ninja de Rajoy ha tenido en este periodo de entredebates, los asesores de Moncloa han tomado medidas. Se las ha tomado a Zetapé para hacerle un uniforme que le permita combatir cuerpo a cuerpo con la pupila de Don Mariano.

He aquí al ninja Zeta:


En las dos mañanas que ZP se ha dado libres para preparar la segunda vuelta, el Presidente ha sido aleccionado en defensa personal, desapariciones tras una nube de humo y lanzamiento de shuriken. Asimismo, el candidato socialista ha cursado la optativa "Camuflaje en la foresta II", obteniendo por ello dos créditos y medio de libre configuración.

Para asesorar al presidente en estas materias se ha creado en Moncloa el cargo de Asesor para las cosas del ninjitsu y la ceremonia del té. Aquí vemos al jefe del flamate departamento en el desempeño de sus labores:


Ya lo saben: esta noche combate final entre la ninja de Rajoy y ninja Zeta. Que el zen reparta suerte... y unas buenas hostiacas.


5 comentarios:

illo illo dijo...

El combate lo modera mutenroi..., o no?

Javi Chan dijo...

Así es, lo modera el maestro mutenroi y asesora entre bambalinas su sobrina Rita.

Rita dijo...

En efecto, mi tío el maestro tortuga "mutenroi" está listo para moderar, tiene que mirar durante 5 segundos seguidos a la boa de la ninja de rajoy, y por otros 5 segundos a las cejas de ninja ZP, por lo de la paridad y la objetividad. Además del asesoramiento yo me encargo del gong y del pito de repuesto.

(Nota: he tendido que insertar la palabra "srilanka" para que este comentario aparezca)

Rita dijo...

Cuando puse boa, quise decir boca, pero casi me gusta más boa...

MEJOR QUE BIEN dijo...

In situ estoy dispuesta a ver el "debate definitivo". Mi jefe, en un acto de generosidad desmesurada, nos permite estar en el acto. Es decir, en unas salas continuas al plató, para verlo en la tele como todo hijo de vecino.
Pero la vida me brinda la oportunidad de decir dentro de 15 años "yo estuve allí" Bieeeeen!

"yo estuve allí, yo estuve allí, yo estuve allí"...tengo que empezar a practicar...